Plantas aromáticas

Sembrar plantas aromáticas

sembrar-planta-aromatica

El cultivo de plantas aromáticas puede hacerse en muchos lugares, tanto en espacios de jardines y huertos como en macetas o macizos decorativos. Siempre es interesante que se encuentren cerca de la cocina, para tener un rápido acceso en el momento de preparación de los platos. La procedencia de estas especies suelen ser lugares soleados y con poca humedad, por este motivo, siempre buscaremos un lugar soleado para ellas en nuestra casa.

Si queremos que la aromática tenga un sabor intenso, lo conveniente es no aportarles excesiva humedad (la cual favorece un crecimiento más rápido pero hace que los aromas pierdan intensidad y se suavicen). Las aromáticas agradecen suelos de textura margosa (a los que se aplica un poco de tierra orgánica) con un pH aproximado de 7, por lo que pueden cultivarse entre otras especies del huerto urbano.

Puedes sembrar plantas aromáticas directamente al aire libre, siguiendo las mismas técnicas de siembra que en el caso de las hortalizas para preparar el lecho. Para algunas especies más sensibles a las condiciones climáticas (como el cilandro o la albahaca) es recomendable plantar las semillas a cubierto y proporcionarles cierta protección antes de replantarlas en el suelo del huerto.

El proceso de plantación desde un capellón es sencillo:

  1. Cava un hoyo con espacio suficiente para que quepa la planta.
  2. Sitúa la planta en su interior de forma que el compost quede a la misma altura que la tierra del alrededor.
  3. Rellena los huecos con tierra y compacta la superficie.
  4. Riega la planta a continuación. Sigue proporcionándole un riego continúo hasta que la planta aromática quede bien arraigada a la tierra.

Para el caso de plantarlas en macetas o jardineras, es necesario asegurarnos que reciben una buena dosis de sol diaria y tener cuidado de que el sustrato no se seque del todo durante el verano. Lo importante de la mezcla de tierra es que drene bien y no produzca encharcamientos. Entre las especies más recomendadas para maceta están el tomillo, el romero, la lavanda o la salvia, que, además, pueden proporcionar un valor ornamental a nuestras cocinas si las situamos junto a la ventana.

Las aromáticas no requieren muchos cuidados: es conveniente abonarlas en la época de crecimiento y volverlas a plantar cada año (o cada dos). Si quieres disponer de aromáticas durante todo el año, pueden plantarse en invernadero o en macetas en la cocina de casa protegidas por un cristal.

 

Deja tu comentario